¿Ha comprado o va a comprar una casa y no sabe con qué estilo de muebles equiparla?

Como se ha dicho siempre, cada libro está hecho para un lector. Siguiendo este mismo hilo, podríamos decir que no todos los muebles están hechos para todos los tipos de casa ni para las necesidades de todos los dueños. En algunos casos, primará el lujo, en otros la funcionalidad y en otras situaciones prevalecerá el precio. Con todo, la elección de los muebles siempre ha sido y seguirá siendo primordial para disfrutar plenamente de nuestra residencia.

img-casa-nueva

En primer lugar, deberemos determinar las necesidades de la familia. Un ejemplo simple, sería la situación en la que se tiene un bebé. Deberíamos en ese caso elegir, por ejemplo, camas que tengan una altura tal que no nos haga daño en la espalda cuando estemos cambiando de ropa al bebé. En su defecto, una buena elección será una mesa para cambiar pañales. Además, hay que tener en cuenta que ciertos  acabados y formas de los muebles que podrían llegar a ser algo más peligrosos para una familia en la que haya bebé o niños en especial. Paralelamente, si en casa sólo estaremos en pareja, habría que pensar en cuáles serían las necesidades que deberían cubrir los muebles que vamos a comprar.

Por otro lado, tendremos que decidir qué uso vamos a hacer del entorno que conformarán la casa y los muebles. ¿Quiere que sea un ambiente de relajación para reponerse después de un largo día de trabajo? Hay personas que se decantarían más bien por formas y texturas que denoten dinamismo y energía porque es lo que mejor les sienta a sus personalidades. Para los que “levitan” hasta las nubes y quieren perderse en la contemplación del arte, podríamos escoger muebles que nos hagan soñar con sus colores, formas y materiales. No podemos olvidarnos de los gustos por el minimalismo que conforma un ambiente tal que transmite serenidad a los amantes de este estilo.

No obstante, antes de tomar cualquier decisión habrá que determinar claramente el presupuesto que podemos dedicarle a nuestro bienestar. Ni que decir tiene que nos merecemos ese capricho porque los muebles nos acompañarán durante unos cuantos años.